En España, contamos con uno de los mejores calendarios gratuitos de vacunación en Europa. Sin embargo, se observa que en determinadas regiones las cifras de vacunados comienzan a caer a medida que los menores van creciendo; esto pasa sobre todo con los adolescentes.

Uno de los mayores problemas en contra de las vacunas es la desinformación y/o información maliciosa en la que caen los padres. Por eso en Euclinic, aconsejamos que los padres acudan a los pediatras en caso de duda y si buscan por Internet que sólo hagan caso a información proveniente de medios constatados.

Aquí desmontamos 10 falsedades o mitos que circulan en la red acerca de las vacunas.

1- Las vacunas no causan autismo. Aunque parezca increíble es el mito más extendido, y se debe a un estudio erróneo que se publicó en 1998 que vinculaba la vacuna contra el sarampión con tener autismo. Esto, como es lógico, sembró el pánico en Europa. Sin embargo se ha demostrado que no es así, es más, según un estudio publicado por JAMA Pediatrics, demuestra que los padres de niños autistas vacunan menos a sus hijos.

2- Las enfermedades prevenibles por vacuna están casi erradicadas en mi país, de ahí que no sea necesario vacunarse. Esto no es así, ya que de no haber vacunarnos de estas enfermedades, podrían volver. Ejemplos son la polio o el sarampión.

3- Es mejor vacunar a los niños cuando sean mayores. Falso, se deben vacunar a corta edad, porque es cuando son más vulnerables.

4- Es mejor inmunizarse por enfermedad que por vacunas. Las vacunas generan una respuesta similar a la que produciría la infección natural, pero no causan enfermedad. Se trataría de una simulación light, sin repercusiones y efectiva totalmente. Lo más importante es que no se corren riesgos ni pueden haber complicaciones.

5- Las vacunas tienen efectos secundarios, y muchos desconocidos. Totalmente falso, la mayoría de las reacciones son generalmente leves y temporales. Tener tras una vacuna, fiebre o el brazo dolorido se consideran reacciones extremadamente raras.

6- Las vacunas sobrecargan y agotan el sistema inmunológico de los niños. Para nada, incluso se ha demostrado que vacunarse de forma múltiple y combinada no debilitan el sistema ni comprometen su función.

7- La aplicación simultánea puede aumentar el riesgo de efectos secundarios en los niños. El sistema inmunitario responde de forma eficaz y segura aunque se apliquen varias vacunas de forma simultánea. Por lo tanto esta información es otro bulo.

8- Es más seguro espaciar la aplicación de diferentes vacunas. Aunque se puede hacer así, en este caso habría que tener en cuenta cuáles vamos a aplicar, pero no es ni mejor ni peor.

9- La alergia y el asma guardan relación con las vacunas. Para nada; de hecho, hay estudios que han intentado verificar esta causa-efecto, pero de hecho se ha podido comprobar que las vacunas son protectoras de etas patologías.

10- Existe relación entre diabetes y vacuna. No hay ningún estudio que lo haya demostrado. Es más, la vacuna de la gripe se recomienda mucho a este sector de la población.

Estos son 10 mitos falsos sobre las vacunas. Desde Euclinic esperamos que te haya gustado y que sigas nuestro blog. Si quieres que escribamos acerca de algo, no dudes en avisarnos. Saludos saludables.