Nos encantaría ser jóvenes eternamente y aparentar serlo aún más. Para esto no hay ningún secreto bien guardado, ya que son muchos los aspectos que hacen que nuestra piel envejezca; la exposición al sol, la predisposición genética, el consumo de alcohol y tabaco, la contaminación, y también la alimentación. Algunos son evitables y contra otros podemos hacer algo.

Desde Euclinic no vamos a proponeros falsas pócimas, simplemente os vamos a desvelar que 8 alimentos hacen que envejezcamos más rápidos y cuales son sus sustitutos más saludables.

1. El sirope de agave.

Procede de una planta y se vende como alternativa de bajo índice glucémico al azúcar refinado. Pero en realidad el agave contiene fructosa de forma concentrada y carece de nutrientes como la fibra, proteínas, minerales y vitaminas.

El sustituto: los dátiles ¡No añadas agave al bizcocho! Sustitúyelo por trozos de fruta.

2. Las tortitas de arroz.

Comercializadas en distintos formatos y sabores, las tenemos como un snack saludable pero estos preparados tienen un alto índice glucémico. Si su consumo es desmesurado puede asociarse con el aumento de peso.

El sustituto: las zanahorias.

3. La mantequilla o la margarina.

Desde la Harvard Medical School alertan de que hay que evitar ambos alimentos o tomarlos con moderación ya que son ricos en grasas saturadas. Incluso las que se venden como bajas en este tipo de grasas. En 2015, la revista Photochemistry and Photobiology se hizo eco de un llamativo estudio en el que se evaluaron la influencia de las grasas trans, el daño oxidativo y la función mitocondrial en la piel de ratas expuestas a radiación ultravioleta (UVR). Los resultados mostraron que las grasas hidrogenadas (como las que contienen la margarina y la mantequilla) se correlacionan positivamente con el grosor de la piel y las arrugas.

El sustituto: el aguacate. La oxidación progresiva de nuestro organismo, provocada por los radicales libres, es la causante del envejecimiento de nuestros tejidos y de la aparición de muchas enfermedades crónicas. Por ello es recomendable tomar vitamina E ya que es un antioxidante y se encuentra en alimentos como el aguacate o el aceite de oliva.

4. Las bebidas azucaradas.

Esto no es nada nuevo, pero especifiquemos, el problema no es sólo el azúcar que contienen sino más bien la cantidad de cafeína. La concentración de este elemento puede afectar a la calidad del sueño, algo que se asocia  con un aumento de los signos de envejecimiento intrínseco, una función disminuida de la barrera cutánea y una menor satisfacción con la apariencia.

El sustituto: el agua. Para quien no lo sepa, el ser humano es prácticamente agua.

5. Las patatas fritas.

Penséis el formato que penséis, os adelantamos que ninguna se salva. Tienen una baja calidad nutricional y una alta aportación energética. Este tipo de alimentos está relacionado con el exceso de formación de radicales libres que acortan la vida y envejecen prematuramente la piel.

El sustituto: la batata. Este alimento es rico en vitamina C, que ayuda a retrasar la aparición de arrugas, según una investigación publicada en The American Journal of Clinical Nutrition.

6. Las carnes procesadas.

Muchos organismos se han posicionado en contra de estos alimentos, como por ejemplo la Organización Mundial de la Salud. Son considerados perjudiciales para la salud, uno de los motivos son los aditivos relacionados con la inflamación y que también pueden dañar el colágeno de la piel. Otro motivo su preparación.

El sustituto: el tofu. Pero si lo vegetariano no es lo tuyo, te recomendamos el pollo o el pavo.

7. Las chocolatinas.

Estas deliciosas barritas contienen cacao altamente procesado que ha perdido la mayoría de sus componentes beneficiosos para la salud, como los flavonoides (antioxidantes naturales). Por si fuera poco, contienen grasas hidrogenadas, harinas de baja calidad (cuando hay galleta de por medio) y azúcares añadidos. Un cóctel explosivo.

El sustituto: el cacao puro. O casi. Es la única forma de disfrutar de este manjar de forma saludable. Busca una tableta con al menos un 70% de cacao que además de conservar todos sus nutrientes está riquísima.

8. La sal.

Es el condimento imprescindible en la mesa. De hecho los españoles consumimos el doble de la cantidad recomendada. Se le asocia con las lesiones cutáneas producidas por la dermatitis atópica, según apunta una investigación alemana publicada en Science. Las conclusiones demostraron que el cloruro de sodio podría promover las respuestas alérgicas de la piel como es el caso de la dermatitis. Además, alertan desde la Harvard Medical School, este elemento también deshidrata y hace que nuestra piel esté más seca.

El sustituto: el orégano y otras hierbas. La solución a la adicción a lo salado pasa por un inevitable cambio de chip. Los expertos recomiendan sustituir paulatinamente la sal por condimentos o especias que realcen el sabor de tus comidas. Por ejemplo, entre los que usamos de forma habitual para cocinar hay algunos muy ricos en flavonoides como el orégano o el tomillo.

Bon Appétit. Esperamos que disfrutéis este post. Saludos del equipo de Euclinic.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *