La moda de quedar en grupo para jalear los logros y compartir los fracasos, ha vuelto. Perder quilos vuelve a ser un plan para hacer con los amigos, ya que la dieta en grupo no sólo consuela sino que además ayuda a adelgazar.

Quizá te vengan a la cabeza imágenes de las macroreuniones para adelgazar que coparon los informativos de televisión hace ya algunas décadas. En ellas, quienes buscaban bajar de peso (en adelante, adelgazantes), eran invitados por motivadores, coordinadores, comerciales o todo en uno (llamémosles adelgazadores) a celebrar los éxitos o expiar los fiascos en público, como parte de su método para cambiar de talla (a menor, se entiende).

Algunas de las hornadas de adelgazantes recibían, como premio extra, kilopuntos para canjear por los productos dietéticos que supuestamente les ayudaban a alcanzar sus metas (y que convenientemente vendían sus propios adelgazadores). Un negocio redondo que se fue desinflando —como una minoría de los adelgazantes—, con el paso de los años. Fue una consecuencia natural del ciclo de vida de cualquier moda y —¡ojalá!— por el aumento de la conciencia de que las dietas no deben regir nuestra alimentación y que solo se consigue adelgazar si logramos imponernos y mantener un estilo de vida saludable… ¿O no?

Gracias a Instagram, el fenómeno de exponerse para jalear logros y compartir fracasos ha vuelto a la vida real pero, en este caso, con conocidos. «Dieta con amigas» es el ilusionante título con el que centros de todo tipo y condición han bautizado sus programas para captar clientas que se entreguen al ritual anual de la operación bikini.

Una cosa esta clara, la metodología de ayudar a la gente a mejorar sus hábitos de alimentación en grupo no es nueva y, en muchos países, se lleva a cabo desde Sanidad y Atención Primaria. Existen muchos trabajos científicos en los que se confirman los múltiples beneficios de este tipo de intervenciones, siempre y cuando lo desarrollen e impartan profesionales debidamente formados y experimentados.

Lo importante es saber que en los grupos, el valor lo tienen los nutricionistas especializados y psicólogos que deben dirigirlos: saben lo que te pasa, te comprenden, se anticipan a lo que te va a suceder, resuelven dudas, dan seguridad…

Si decides adelgazar en compañía no te preocupes, ya que supone darle otra oportunidad a tu meta: compartir objetivos los hace más ilusionantes y aumenta el compromiso, favoreciendo lo que los psicólogos llaman adherencia al tratamiento. Además, el grupo proporciona apoyo social y un control externo, que son determinantes para el éxito porque muchas veces hacemos cosas por no quedar mal, por no fallar a los demás, y eso estimula el esfuerzo.

Aunque como todo, también tiene peros: se puede sentir vergüenza o dificultad para compartir, y, cómo no, alguno de los integrantes puede convertirse en una nota discordante acaparando la atención o ridiculizando a los demás. Aunque esto último se resuelve siempre con la presencia de un experto/a.

Así que ya sabes si estas pensando en adelgazar en grupo, no te preocupes, no es nada revolucionario y ya hay muchas personas que lo han hecho y hacen. Pide antes recomendaciones y sobre todo asegúrate que en el programa hay especialistas que puedan ayudarte.

Categories: Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *