En este post de Euclinic vamos a hablar de la hepatitis. Este virus afecta cada vez a más personas de la península y se prevee que para 2022 haya un total de 161.000 infectados ocultos en España.

Si no se ponen las medidas pertinentes en marcha la OMS (organización mundial de la salud) augura que España no alcanzará los objetivos de eliminación para 2030.

Pero…

¿Qués es la hepatitis?

La hepatitis viral es una inflamación del hígado causada por uno de los cinco virus de la hepatitis, clasificados por tipo A, B, C, D y E.

¿Qué diferencias hay entre cada categoría de hepatitis?

Hepatitis A

El virus de la hepatitis A se transmite generalmente al consumir agua o alimentos contaminados, aunque en algunos casos el contagio se produce al mantener determinadas prácticas sexuales. Pese a que la mayoría de las veces la infección es leve y los afectados se recuperan totalmente de la enfermedad, pueden haber casos de mortalidad según el paciente. Se trata de un tipo de hepatitis muy común en los países en desarrollo, aunque recientemente se ha detectado un fuerte brote en Europa entre varones homosexuales.

Hepatitis B

La hepatitis B se transmite a través del contacto con la sangre y otros fluidos corporales de una persona infectada, como la saliva, el semen o los fluidos vaginales. También puede haber una transmisión madre-hijo por el embarazo. La mejor forma de evitar el contagio de esta enfermedad es, por tanto, evitar compartir jeringuillas, cepillos de dientes o cuchillas con personas infectadas, además de utilizar siempre el preservativo a la hora de mantener relaciones sexuales.

Hepatitis C

En este caso, la transmisión del virus se produce principalmente a través de la sangre y es menos frecuente que se produzca al mantener relaciones sexuales o durante el parto. Además de evitar compartir determinados objetos, como los comentados anteriormente, hay que prestar especial atención a las transfusiones de sangre y al uso de determinados instrumentos durante las intervenciones médicas.

Hepatitis D

La infección por este virus es muy poco frecuente, ya que solo se pueden contagiar personas que ya sufren hepatitis D. El problema es que la infección simultánea por ambos virus puede agravar la situación de la persona afectada y aumentar el riesgo de mortalidad.

Hepatitis E

El virus de la hepatitis E, al igual que ocurría con la hepatitis A, se transmite por el consumo de agua o alimentos contaminados. Los brotes de esta enfermedad son muy comunes en los países subdesarrollados, aunque el mundo desarrollado no está libre de contagio.

¿Cuáles son los sintomas?

Hepatitis A

-Orina oscura.
-Fatiga.
-Picazón.
-Pérdida del apetito.
-Fiebre baja.
-Náusea y vómitos.
-Heces de color arcilla o pálidas.
-Piel amarilla (ictericia)

Hepatitis B

-Dolor abdominal.
-Orina oscura.
-Fiebre.
-Dolor articular.
-Pérdida de apetito.
-Náuseas y vómitos.
-Debilidad y fatiga.
-Pigmentación amarilla de la piel y la parte blanca del ojo (ictericia).

Hepatitis C

-Sangrado con facilidad.
-Hematomas con facilidad.
-Fatiga.
-Poco apetito.
-Coloración amarillenta en la piel y los ojos (ictericia).
-Orina de color oscuro.
-Picazón en la piel.
-Acumulación de líquido en el abdomen (ascitis).
-Hinchazón en las piernas.
-Pérdida de peso.
-Desorientación, somnolencia y balbuceo (encefalopatía hepática).
-Vasos sanguíneos en la piel similares a las arañas (angiomas aracniformes).

Hepatitis D

Los sintomas de este tipo de hepatitis son muy similares a los sufridos por la de tipo B. De hecho muchos de los afectados son diagnosticados con hepatitis B cuando es D el virus que les afecta.

Hepatitis E

El virus de la hepatitis E (VHE) es la causa mas frecuente de hepatitis aguda en el mundo. Este virus además de infectar a seres humanos también afecta a cerdos, jabalies, ciervos y roedores.
Los sintomas son los de una hepatitis aguda, sintomas muy parecidos a los que presenta un afectado con gripe.

¿Debemos preocuparnos?

Afortunadamente, en nuestro país el acceso al tratamiento es sencillo. Es muy importante acudir pronto al especialista en el caso de sufrir alguno de los síntomas de la enfermedad para poder iniciar el tratamiento y evitar que se agrave y se convierta en crónica.

Esperamos haber disipado algunas de vuestras dudas y que este post os haya gustado. Deja tu comentario si quieres que tratemos cualquier tema relacionado con la sanidad en el blog de Euclinic.

Así que ya sabes si tienes dudas y/o consultas, haz un comentario. Un saludo y hasta la próxima.

Imagen de hígado afectado por hepatitis.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *